viernes, 11 de diciembre de 2015

Benjamin Lacombe y su fascinación por la reina María Antonieta


B. Lacombe, durante una visita a Madrid en 2014

Benjamin Lacombe (París, 1982) es un autor muy admirado en España gracias a su original y llamativa manera de acercarse a personajes como Edgar Allan Poe, Victor Hugo, la Alicia de Lewis Carroll o la Madama Butterfly de Giacomo Puccini. Prueba del interés que despierta su talento fue la exitosa visita que realizó esta semana a Madrid, ciudad a la que ha traído su personal visión de la icónica reina María Antonieta. El primer encuentro con el público, al que tuve la fortuna de asistir, tuvo lugar en el Instituto Francés, que hasta el 22 de enero acoge la exposición sobre la nueva obra que la editorial Edelvives acaba de publicarle: "María Antonieta. Diario secreto de una reina". Lacombe se mostró en todo momento muy cercano y agradable, y no tardó en ganarse a todos los asistentes haciendo esfuerzos por hablar español. Acompañado por la historiadora Cécile Berly, Lacombe asistió a la inauguración de la muestra y posteriormente ofreció una interesante clase magistral, en la que no solo habló de la gestación de una de sus obras más ambiciosas de su carrera, sino que desveló algún –pequeño, para el pesar del público– secreto sobre su próxima obra, que abordará la figura de Carmen.

La reina María Antonieta es un personaje mundialmente conocido y se ha convertido en un icono de moda y objeto de análisis de historiadores, autores y cineastas. Benjamin Lacombe se une a ellos a través de esta cuidada obra, y durante su charla explicó cómo la fascinación que sentía por esta mujer lo llevó a adentrarse en su faceta menos conocido. No hay que olvidar que se trata de un tema complejo y una obra “de gran envergadura”, ya que la consorte de Luis XVI, austriaca de nacimiento, se convirtió tras ese matrimonio en la mujer más observada de la corte gala, una corte especialmente dura para las princesas extranjeras como ella. 

Para el ilustrador, la alabada belleza de María Antonieta era más gestual que estética. “Sus atuendos, su manera de comportarse y de actuar decían mucho de ella”, reveló. A la hora de recrear la personalidad de la reina, Benjamin Lacombe ha estado asesorado por la historiadora Cécile Berly, que durante la charla dio a conocer interesantes datos sobre María Antonieta. Criada por una autoritaria madre –María Teresa de Austria– llegó a la corte parisina siendo apenas una adolescente, y aunque en un principio el matrimonio fue muy cuestionado en Francia, pasó de ser admirada y amada a convertirse, años después, en una mujer repudiada y, como es sabido, condenada a muerte con un fatal desenlace.


¿Cómo era realmente María Antonieta? 

Mucho se ha escrito sobre ella: acerca de su frivolidad, su gusto por la moda y lo mucho que detestaba la rigidez de Versalles, motivo por el cual prácticamente vivía en el Trianón, que el rey mandó construir para ella. Lacombe la humaniza recordando que era apenas una niña que no sabía la enorme responsabilidad que ese matrimonio conllevaba, y que su única misión, como toda reina, era procrear. 

Este proceso de humanización ha derivado en la creación de una “nueva” María Antonieta, al igual que la directora Sofía Coppola hizo hace unos años con su particular -y comentadísimo- biopic, protagonizado por Kirsten Dunst. El autor galo confesó que es un admirador de esa película, aunque como fuente de inspiración no recurrió al filme, sino que visitó regularmente Versalles y se documentó leyendo la correspondencia de la reina, además de contar con la asistencia de la historiadora Cécile Berly. 

La obra, que ya he pedido a los Reyes Magos, tiene el inconfundible sello del reconocido autor, uno de los ilustradores más importantes de Europa, y que a pesar de su éxito es una persona cercana y humilde, que pasa horas firmando sus obras llenas de magia a los fans. Me sorprendió gratamente su entusiasmo con el público y su interés por dar a conocer todos los pequeños detalles que conforman esta gran obra.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada